lunes, 7 de marzo de 2011

No es nada personal…

El segundo de los acuerdos que propone el Dr. Miguel Ruiz dice: ‘no te tomes nada personalmente’.


A mi parecer este acuerdo es muy difícil, personalmente intento tenerlo en cuenta, explorarlo, contemplarlo cada día un poco y solo un poco. Consiste en no tomarse nada de lo que suceda a nuestro alrededor de manera personal, incluso palabras o actos que otro dirige hacia mí; porque cada una de las opiniones mías o ajenas, surgen de la intimidad de mis personajes internos y sus interacciones. Es decir, la realidad existe en tanto expresión de ‘mi’ realidad. Cuando yo digo a alguien ‘eres injusto’, estoy en primer lugar formulando mi código de valores, mis prejuicios, mi rabia, mi miedo etc.

“Nada de lo que los demás hacen es por ti. Lo hacen por ellos mismos. Todos vivimos en nuestro propio sueño, en nuestra propia mente; los demás están en un mundo completamente distinto de aquel en que vive cada uno de nosotros. Cuando nos tomamos personalmente lo que alguien nos dice, suponemos que sabe lo que hay en nuestro mundo e intentamos imponérselo por encima del suyo”.


Tomarse las cosas personalmente hace que uno sea presa fácil para los depredadores emocionales, aquellos que van disparando sus dardos envenenados, la mayoría de las veces ‘con buena intención’. Pero en este juego, creo que solo es cuestión de ocasión, hacer de víctima o verdugo, si uno se toma totalmente en serio los disparos de los demás, no cabe ninguna duda de que se toma totalmente en serio los propios y con la misma seguridad los lanza.


“Creas una película entera en tu mente, y en ella tú eres el director, el productor y el protagonista. Todos los demás tenemos papeles secundarios. Es tu película".


Una manera de acercarnos al acuerdo de ‘no tomar nada personalmente’ es concentrar la atención en aquellos comentarios que nos hacen reaccionar y hasta desbordarnos emocionalmente y tomarlo como algo que ha rozado una herida, cuál herida?

Otra posibilidad de trabajar este acuerdo es intentar discernir nuestro propio bullicio interno, identificar los personajes de nuestra película y descubrir que entre ellos hay dudas y contradicciones, que pueden ser las voces del pasado, de la sociedad, de nuestros padres, de nuestro niño interior, etc. Y que por lo tanto son como patrones mentales que tampoco nos deberíamos tomar de forma absolutamente personal.

No tomarse de forma personal una voz, tanto interior como exterior, NO SIGNIFICA despreciarla, sólo significa que me niego a calzármela inmediatamente, como un guante!! . Significa que puedo crear una distancia y desde ella ‘responder’ que no dedicar toda la energía meramente a ‘reaccionar'


Olga Patricia



4 comentarios:

  1. Me ha encantado tu post! creo que todos tendríamos que tenerlo en cuenta ... desde luego yo voy a intentar ponerlo en práctica ... aunque sólo sea un poco ;)
    besitos!
    miri

    ResponderEliminar
  2. Muy interesante, Patri. Muchísimas veces interpreto las cosas que dicen y hacen la gente como si fueran dirigidas directamente a mis puntos más débiles. A veces he tenido la suerte de comprobar, por casualidad, que ha sido algo totalmente independiente de mi, y que han sido mis miedos que me han hecho a mi el centro ficticio de un mundo falsamente interpretado como hostil.

    Al mismo tiempo, creo que es importante recordar que a veces hay personas, o incluso hay personajes dentro de personas, que nos ven con bastante claridad, y que sus comentarios pueden ser muy útiles. A veces nos abren con un calor tierno, a veces nos exponen como una ostra al mundo por la fuerza. SI tenemos una buena reserva de experiencias benéficas dentro el no-Yo, incluso un comentario algo violento puede provocar un despertar (apertura-breche) en nuestros yo's que se duermen o vuelven rígidas con tanta facilidad.

    Gracias por tus ideas y este forum, Patri! Por fi, siga mandándome avisos cuando hay novedades, vale?

    janet

    ResponderEliminar
  3. Hola Paty, personalmente creo en este segundo acuerdo, pero mas desde aquello que exige un respeto , autocuidado y confianza en uno mismo. los demás expresan lo que sienten o creen y cada uno verá si lo apropia o lo deja.

    La "voluntad de poder" debe ser superior a cierta soilez (critica severa y mal intencionada), con que algun interlocutor se exprese.

    De otra parte cuando No me lo tomo personal abro el campo para que el proceso comunicativo deje ver su pretención de veracidad... talvez el otro tenga razón.

    Bueno, desde muchas parspectivas se puede analizar el tema,. Yo por el momento seguiré de "soliloquio".

    te mando un abrazo... suerte contigo.
    Carlos G.

    ResponderEliminar
  4. Gracias tod@s por comentar. Siempre escribo desde un ejercicio personal de búsqueda, que tiene que ver con algo que esté ocurriendo en mi vida. Es como una manera de reflexionar en voz alta. Y éste como digo al principio del artículo es un ejercicio difícil.

    Un fuerte abrazo.

    Patricia

    ResponderEliminar

Gracias por leer este blog. Déjame un comentario o cuentame una historia, ah, y dale compartir...